Blog

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La costra láctea es la costrita que le sale en la piel a los bebés lactantes, especialmente en la cabecita. No es más que una dermatitis seborreica sin efectos negativos ni síntomas, más que los estéticos. Para retirarla de la piel de tu bebé debes usar aceite de bebé, aceite de oliva o aceite de almendras masajeando suavecito durante un rato. Ese masaje permite que las costras se reblandezcan y que se caigan solas al bañar al bebé. Este procedimiento debe hacerse despacio y como parte del vínculo que se crea durante el baño con el bebé.

No debes esperar que caigan todas en un solo día ya que estas se desprenden poquito a poquito. Si el problema continúa o si existen signos de infección consulta a tu médico.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Las toallitas húmedas son geniales, aunque no tengas bebés. Sirven para muchos propósitos, lo que te hará desear tenerlas contigo en todo momento:

  1. Eliminan manchas, suciedad y mugre de los muebles de cuero. Además, le dan brillo y alargan el tiempo de vida.
  2. Cuando los chiquitos de la casa quieren ser artistas, ayudan a limpiar manchas de crayón de las paredes.
  3. Ayudan a limpiar los pizarrones blancos por completo cuando se han dejado por mucho tiempo sin borrar. También ayudan a eliminar manchas de tinta y marcador permanente.
  4. Retiran el maquillaje y dejan la piel fresca y libre de impurezas.
  5. Limpian a las mascotas cuando estas entran de jugar afuera. Además, sirven para limpiarles las orejas y otras partes sensibles, sin irritar. También quitan el pelo en exceso de las mascotas si las acaricias con una toallita húmeda.
  6. Sustituyen el papel higiénico en el hogar o en la calle. Son ideales cuando vas de excursión a la naturaleza y debes hacer entre los arbolitos.
  7. Quitan las manchas de desodorante que quedan en la ropa.
  8. Limpian fácilmente el popó de pájaro de cualquier superficie.
  9. Quitan el polvo y dan brillo a las hojas de las plantas naturales y artificiales.
  10. Quitan las manchas de pintura de las superficies cuando renuevas tu casa y chorreas un poquito.
  11. Limpian los juguetes llenos de suciedad y babitas de los pequeñitos del hogar.
  12. Dejan las superficies del interior automóvil limpias y brillantes.
  13. Quitan manchas de las alfombras y tapicería del hogar. Además de limpiar, absorben y desinfectan.
  14. Quitan el polvo indeseado de los teclados de computadora sin dañarlos.
  15. Dan una limpieza rápida a los zapatos de cuero y zapatos deportivos.
  16. Ayudan con la limpieza del baño, dejando las superficies, los azulejos y accesorios, brillantes, sin marcas de calcio y sin bacterias.

Sabiendo esto…. ¡nunca olvides tus toallitas húmedas y úsalas para limpiar todo!

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Los flujos vaginales son normales en muchachas sanas. Si estás buscando una forma simple de sentirte fresca y limpia, los protectores diarios pueden ayudarte.

1. Siéntete fresca todo el día.

Los protectores diarios te ayudan a sentiré confiada y limpia. Son una forma simple de mantener tu frescura y feminidad. Los protectores diarios Silueta ® son una opción genial para sentirte bien todos los días.

2. Evita los períodos menstruales sorpresivos.

Muchas mujeres utilizan protectores diarios en dado caso su período menstrual llegue inesperadamente, evitando así momentos embarazosos. ¡Nada de derrames! ¡Nada de penas! ¡Nada de ropa arruinada!

3. Controla las descargas.

Algunas mujeres usan los protectores diarios para controlar las descargas vaginales cotidianas. Otras los utilizan para controlar el flujo durante la ovulación.

4. Absorber los flujos post-parto.

Las madres de bebés recién nacidos pueden usar protectores diarios para controlar los flujos posteriores al parto durante algunas semanas después de dar a luz.

5. Protección contra la incontinencia.

Algunas mujeres con incontinencia urinaria utilizan protectores diarios para protegerse en contra de derrames indeseados.

Recuerda, los protectores diarios Silueta ® son el complemento perfecto para esos días.

Prueba también las toallas femeninas Silueta ® diurnas y nocturnas, así como las toallas húmedas para higiene íntimo Silueta ®.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Debes cambiar el pañal de tu bebé regularmente. El pipí de tu bebé, mezclado con las bacterias de su popó, pueden causar rozaduras.

Cambia el pañal de tu bebé antes o después de cada comida, o cuando haya hecho popó. Aunque cambiarlo en la noche puede interrumpir su sueño, la rutina de cambio de pañal puede ser beneficiosa. De otro modo, se despertará otra vez porque se siente incómodo.

Los bebés recién nacidos harán popó varias veces al día y harán pipí entre cada una o tres horas. La humedad no necesariamente molesta a los bebés por lo que no esperes a que tu bebé llore para cambiarlo.

Los pañales desechables absorben la humedad particularmente bien y puedes no darte cuenta que tu bebé está mojado, así que debes tener cuidado y revisarlo de tanto en tanto con los dedos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Mantener la higiene femenina es importante para tu salud en general ya que, además de prevenir olores, picazón e incomodidad, esta también ayuda a la prevención de infecciones bacterianas. En algunos casos estas infecciones pueden causar esterilidad, cáncer y otros problemas de salud. Para mantener una adecuada higiene en tu zona íntima debes tomar baños con regularidad, desarrollar hábitos saludables con respecto a tu ciclo menstrual y usar ropa hecha con telas que permitan la respiración.

Paso 1: Usa ropa floja y respirable.

Los pantalones, pantalones cortos y pantis apretados hechos de materiales sintéticos pueden reducir la circulación de aire en tu zona íntima, lo cual causa sudoración excesiva, lo que aumenta las probabilidades de malos olores e infecciones.
Para evitar esto, debes utilizar ropa interior floja hecha de telas naturales como algodón, que permitan la circulación de aire.

Paso 2: Quítate la ropa mojada o sudada lo más pronto posible.

La ropa interior o pantalones sudados o mojados pueden causar que las bacterias se multipliquen, aumentando así la posibilidad de la aparición de infecciones y olores desagradables. Por lo cual debes tomar una ducha y ponerte ropa limpia y fresca después de hacer cualquier tipo de ejercicio o actividad física.

Paso 3: La tu zona vaginal diariamente con agua y jabón suave.

Lavar tu zona vaginal diariamente con agua y jabón suave previene que esta se irrite o se infecte debido a la exposición a químicos fuertes encontrados en los jabones antibacteriales o astringentes. Luego de lavar con jabón tu zona íntima, aplica agua fresca y seca inmediatamente con una toalla limpia para evitar la acumulación de humedad.

Paso 4: Limpia tu zona genital después de ir al baño.

Usa papel sanitario suave y sin colorante para limpiarte después de ir al baño. Límpiate de adelante hacia atrás para evitar que la materia fecal entre en contacto con tu vagina, lo cual puede causar infecciones bacterianas.
Para mayor frescura y limpieza, usa Toallas Húmedas Íntimas Silueta ® las cuales ayudan a mantener el pH de tu zona genital balanceado y así prevenir irritaciones e infecciones.

Paso 5: Cambia tus toallas femeninas y protectores diarios frecuentemente.

Cuando los productos de protección menstrual se ensucian y son usados por períodos largos de tiempo, pueden causar malos olores y aumentan el riesgo de infecciones.

Usa los productos Silueta ® para mayor seguridad y confort. Toallas femeninas diurnas para flujo regular, toallas femeninas nocturnas para mayor comodidad en la noche y protectores diarios para mayor protección durante todo el mes.
Prueba también las toallas femeninas Susi ®, Doncella ® y Sensations ®.

Paso 6: Lava tu zona íntima después de tener relaciones sexuales.

Los fluidos corporales y los residuos de preservativos y otros productos íntimos pueden causar infecciones, irritación y olores no deseados si no son removidos de la región vaginal luego de tener contacto sexual.

Paso 7: Mantén una dieta balanceada y nutritiva.

Una dieta con suficientes frutas, vegetales y granos integrales ayuda a prevenir infecciones y otros padecimientos corporales y genitales.